Nosotros

Cuando nació mi hijo mayor tuve la necesidad de renunciar a mi trabajo formal. Mi hijo nació con APLV (Alergia a la Proteína de Leche de Vaca), lo que me obligaba a comer productos sin Caseína y requería mantener la lactancia por el mayor tiempo posible. Mi hijo superó la alergia a los 2 años.

En ese proceso tuve que decidir de qué forma iba a sobrevivir, al mismo tiempo que dedicaba el tiempo suficiente a mi pequeño. Ya hacía tiempo tenía la intención de formar un proyecto sostenible, que generara trabajo, al mismo tiempo que beneficiara a la sociedad.

El conjunto de estas necesidades y la constante búsqueda por dar lo mejor a mi hijo, fueron las motivaciones que me llevaron a crear Pure Cotton en el año 2009.
Hoy Pure Cotton se ha consolidado como un aporte a niños y padres, con detalles que buscan la comodidad y el confort, sin dañar el medio o abusar del trabajo de todos los que son parte.

Pure Cotton sigue siendo un proyecto social, que nos ha permitido sobrevivir y entregar a nuestros hijos lo que necesitan, además de entregar a las personas un producto que les da una mejor calidad de vida.

Es parte de nuestra lucha que la sociedad se eduque y entienda porque debemos privilegiar productos sostenibles, los que deben ser entendidos como un beneficio y no como un lujo. En este mismo sentido buscamos generar oportunidades para personas en situaciones de vulnerabilidad social, convirtiéndonos en una herramienta que les permita desarrollarse.

A través de modelos entretenidos hemos logrado jugar con la paleta de colores del algodón orgánico, para entregarles prendas que los niños pueden vestir. Queremos ver a los niños como niños, queremos ver niños curiosos. No seguimos una moda, ni pretendemos dictarla. Queremos que nuestros niños se sientan cómodos y libres.

Me siento orgullosa de este trabajo y espero que cada uno de Uds. logre captar el cariño y esfuerzo que hemos querido transmitir.

Estamos abiertos a sus opiniones y sugerencias, su feedback es nuestro mejor aprendizaje. Los invito a darnos su opinión a través del link Contacto.

Con cariño,
Daniela Valdés Ortiz.